miércoles, 29 de mayo de 2013

CORAZONES ROBADOS




Me gusta conocer  los cementerios de las grandes ciudades. Será por su silencio, a prueba de ciudad, lo boscoso de sus avenidas, o quizás, el frescor que produce la combinación del mármol y el verde del follaje. Recién llegada a París, resultó que el hotel estaba relativamente cerca del  cementerio, de Pere Lechaise, del que había oído hablar. El paseo al final, resultó un poco largo, pero valió la pena. Para llegar allí, atravesamos calles estrechas, con bares a ambos lados y un mercado que estaba recogiendo ya las mercancías, eran como las 2 de la tarde. Todo en los alrededores mostraba la cotidianidad de cualquier zona de una gran ciudad. El cementerio de Pere Lechaise, declarado Monumento Histórico desde 1993, se hizo conocido por la cantidad de artistas, políticos, famosos y público en general.  Un total de 69.000 inquilinos.



Como es inmenso, tienes planos y señalizaciones que te indican donde están las tumbas más visitadas por el público que pasea entre sus avenidas. Uno de los primeros que localizamos fue el de Marcel Proust, sencillo y austero, casi escondido entre dos tumbas anónimas. Balzac, Edith Piaf o Moliere, fueron algunos de los que pudimos encontrar.  Me llamó la atención en especial, el de Oscar Wilde, de piedra blanca y con una figura egipcia. Está protegido por una pequeña valla de cristal que impide el acercarse. La piedra blanca está cubierta por cientos de labios marcados. Son besos, besos apretados contra la piedra, besos robados, besos apasionados de sus fieles seguidores, que lo recuerdan con pasión arrebatada. De poco sirvió este blindaje contra los besos, sus fieles ahora besan el cristal. Otros, le dejan poemas, declaraciones de amor, flores frescas. Curiosas muestras de afecto, para el hombre que escribió un día: “Un beso puede arruinar una vida humana”.





Thomas Hardy, al contrario que Oscar Wilde, tuvo la posibilidad de expresar sus afectos sin ninguna censura ni castigo. El escritor inglés, fue autor entre otras obras, Lejos del mundanal ruido y Tess, de cuya historia se basa la película de Polanski del mismo nombre. Al morir en Enero de 1928, los próceres de la cultura encargados de su cremación y entierro, dispusieron que sus cenizas fueran al Rincón de los Poetas, en la abadía de Westminster. Su segunda esposa Florence Dugdale, se opuso argumentando que el escritor había expresado su deseo, de que sus cenizas fueran enterradas junto a Emma, su primera esposa y  gran amor. Tras negociar, decidieron que su corazón estuviera junto a Emma, y el resto de sus cenizas en Westminster. Hecho el procedimiento, dejaron a cargo de la sirvienta en la cocina, el corazón, a la espera de que llegara el enterrador.  Fue grande la sorpresa, cuando fueron a buscar la víscera, solo encontraron al gato de la casa relamiéndose. Y,  cuentan,  que para remediar el entuerto, enterraron un corazón de cerdo en el cementerio de Stinsford, al norte de Dorchester, junto a Emma, en las tierras que fueron el escenario de las principales novelas de escritor inglés.






Imágenes tomadas de la red






31 comentarios:

  1. me gusta la referencia a Oscar Wilde. Yo conservo el recuerdo de Jim Morison en Paris
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, yo el de Jin Morrison no lo vi, eran demasiados...

      Un besote, guapa.

      Eliminar
  2. He estado varias veces en París y nunca he tenido la tentación de visitar sus cementerios aunque había oído sobre sus curiosidades, ahora me has despertado las ganas con lo que cuentas de la tumba de Oscar Wilde.
    tremendo y un tanto jocoso lo del corazón y el gato de Thomas Hardy
    Cariñoso abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,amiga, cuando me enteré de lo de Hardy, me pareció tan extraño e insólito, pensé que tenia que escribir algo al respecto, también la generosidad de la segunda esposa me llamó la atención, la vida de mucha gente está llena de curiosidades, la verdad que la ficción a veces se queda corta.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. No podía faltar a esta cita. No bien vi la imagen de Wilde en mi escritorio crucé el charco corriendo sobre las aguas y me vine para tu patria de libros y escritores. Wilde está enterrado en París porque tuvo que huir de una Inglaterra pacata que censuró y condenó con la prisión sus besos. Por eso yo también besaría la tumba, o el cristal que la cubre, del hombre al que mató un beso mal dado, sin verdadero amor, y a quien sin embargo le brotó de lo más profundo de sus abismos De Profundis: ¡cuánta belleza poética en letras y vida!

    Muy interesante lo de Hardy, que aunque no es uno de mis favoritos, está mejor su corazón de escritor en las vísceras de un gato, creo yo, luego de tanto inmerecido manoseo de sus restos...

    Un beso, María, y gracias por todo esto que compartes!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Fer, lo de Oscar Wilde marcó un precedente de como la intolerancia de una sociedad, puede acabar con la vida de seres que por distintas razones, no son "políticamente correctos".
      De Profundis es un documento terrible y hermoso, conmueve el leerlo...
      Un gran abrazo, amiga, gracias a ti por pasar

      Eliminar
  4. Me alegra comprobar que no soy la única que encuentra un algo especial en los cementerios...ya pensaba que era un poco gótico-tétrica...
    Me encanta lo que cuentas de Oscar Wilde, es una historia muy bonita, no tenía ni idea de que en su tumba estuviera tan bien "acompañado",
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Alicia,siempre que tengo oportunidad visito los cementerios de las ciudades, son preciosos, quizás también yo soy gótico-tétrica y no me había enterado...
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  5. ;D La casa materna que teníamos en Santa Teresa del Tuy (en Los Valles del Tuy, donde nací y crecí), La pared del patio trasero, daba con el cementerio. He jugado entre tumbas (aunque suene extraño) y en las fiestas patronales, en octubre, como mi abuelo cerraba la entrada principal, el vigilante nos abría la puerta del cementerio para saltar la pared...Tiempos pasados que fueron emocionantes.

    Ese cementerio de París lo he visitado (los cementerios debo visitarlos, incluso el cementerio general del sur lo disfruto mucho).

    Veo que no soy el único "friki" de los cementerios.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu,te imagino de niño saltando cercas por Santa Teresa del Tuy, no sabes lo enorme de la zona ahora, se ha desarrollado mucho y es una parte importante de Caracas.
      Ya somos varios los frikis, me imagino que por tu profesión también te habrá tocado ir...
      Un besote para ti.

      Eliminar
  6. En País hay uno impresionante...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,la verdad, en París es todo impresionante...

      Un beso

      Eliminar
  7. Curiosas e interesantes historias que nos cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tumba de Wilde me impresionó, sobre todo el fervor de sus admiradores,cuando yo la vi, tenía el protector de vidrio que cuento, pero lleno de besos también...
      Un abrazo, Ohma

      Eliminar
  8. María, como a ti me gusta visitar los cementerios. Albergan serenidad, cultura, arte también, filosofía...No he visitado el de París y agradezco tu narración que nos lleva a esa pasión que manifiestan los admiradores por Wilde.
    Recuerdo mi odisea por los cementerios de México D.F. buscando el sepulcro de Luis Cernuda y que nunca encontré. Y la visita al Westwood Village Memorial Park donde la lápida de la discreta tumba de Marilyn Monroe está desgastada de tanto acariciar el mármol. Y el fastuoso cementerio de la Recoleta en Buenos Aires. Y el cementerio judío de Praga. Lugares que encierran paz e historias.
    Muy curiosa la anécdota de Thomas Hardy y su corazón perdido.
    Abrazos grandes amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidad, me hablaron del cementerio de Buenos Aires, Isabel lo conoció en un viaje y dice que es una belleza. Me encantaría ver el de Marilyn,sus admiradores son fieles y no la olvidan,como a wilde, era una mujer entrañable, de esas que permanecen en la memoria de las gentes...
      Un gran abrazo, amiga.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias Giancarlo, feliz inicio de semana per te.
      Ciao

      Eliminar
  10. Pues sí, Carmen, Pere Lechaise es un monumento más de París. Lo mejor que posee es la falta de sensación de dónde te encuentras, porque con la búsqueda de inmortales mortales allí enterrados, ni es patético ni romántico, es inmenso. Se puede estar hablando de sus ocupantes mucho tiempo pero, personalmente, me gustó el peculiar panteón en el que reposa Miguel Angel Asturias, bajo el árbol que él quiso. Inadecuado y feo el de Coco Chanel. Y me pareció un pequeño desastre la tumba de Frederic Chopin, muy degradada.

    Un fuerte abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Antonio, yo no lo pude recorrer como me hubiera gustado, era demasiado grande, pero si vale la pena darse una vuelta por allí, no ví ninguno de los que nombras, otra vez será.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Maria Candel, en mis cortos viajes a París por alguna exposición de arte nunca me detuve a contemplar viejos cementerios donde sus inquilinos son grandes personalidades de la historia, la literatura y el arte, junto a ignotas tumbas de alguién que paso por la vida sin dejar cimientes.
    Me gustó tu post, me dió ánimo si vuelvo en alguna oportunidad a hacer una visita a la ciudad de los que ya no están.
    Gracias por tu visita a mi blog, voy a pasar más seguido a visitarte aunque más no sea para decirte: Hola!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto por pasar, te recomiendo este cementerio en particular, es precioso.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Los cementerios es el lugar de regreso de la naturaleza humana a la naturaleza central... en ese encuentro se debe sentir... eso lo hace tan diferente...saludos M.C. necesaria tu entrada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, ahí es donde volveremos algún día,son unos bonitos paseos, no hay que verlos como algo tétrico, el hombre del mediterráneo lo ve con un poco de espanto, pero el anglosajón camina y pasea por ellos, como si tal cosa.
      Saludos, Misael

      Eliminar
  14. Me gustan los cementerios, vivía enfrente de uno hasta hace relativamente poco. Son tranquilos, dan que pensar, transmiten paz. Estuve en París en 2010 y todavía no existía la pequeña valla de cristal de la que hablas, de hecho ya se cargaron en su momento los testículos del ángel de su panteón ( la anécdota la recoge Nieves Concostrina en su libro Polvo eres).

    Muy curiosa la referencia a Thomas Hardy, por cierto.

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, esa valla es nueva, relativamente, está llena de besos, me llamó la atención ese fervor por Oscar Wilde, sus fans no lo olvidan.Curioso lo que mencionas del libro de Nieves Concostrina, voy a buscarlo.

      Besines también para ti.

      Eliminar
  15. Qué interesante,
    siguen vivos desde su
    última morada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,seguro que se sienten contentos desde donde vean las muestras de cariño...

      Un abrazo

      Eliminar
  16. El de Paris me encantó...yo también quiero volver....un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si amigo, hay que volver...

      Un abrazo hasta Murcia.

      Eliminar
  17. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...