viernes, 27 de enero de 2012

GIACOMO CASANOVA, SU PASIÓN POR LA VIDA Y LAS MUJERES.



Asociamos la imagen de Casanova a la virilidad, al mujeriego, al aventurero, espadachín y pendenciero.
 Y sí, es verdad que fue todo esto, pero también mucho más, un personaje poliédrico que vivió la vida con intensidad y, como un día dijera el poeta, amó todo lo que las mujeres tienen de hospitalario.
Nació en Venecia, hijo de comediantes, parecía destinado al olvido de todos, por un problema de pólipos nasales, que le dificultaban la respiración. Vivía con la boca abierta, por lo que pensaban que era corto de luces, hasta que una tía suya, en Murano, lo hizo operar por una curandera, y este hecho, le cambio la vida para siempre.
Estudió leyes en Pádua, le encantaba el ocultismo, la magia y la cábala, como era de espíritu inquieto, empezó a viajar desde temprano, a conocer mundo, “cultivar los placeres de mis sentidos, fue mi principal ocupación durante toda mi vida; nunca he tenido nada mas importante. Como me sentía nacido para el sexo diferente al mío, lo he amado siempre, y me he hecho amar todo lo que he podido.”



En 1768, decide conocer España, donde pasará un año expulsado de Viena por hacer trampas en el juego. Se traslada a París y desde allí, a Madrid.
Como era costumbre en la época, entre la nobleza y las clases altas, trae cartas de recomendación, para diversos personajes de la política en Madrid, que le presentan en sociedad, sobre todo, en las tertulias de mujeres aristócratas y personajes del mundo farandulero, como La Pichona, antigua amante del conde de Medinaceli, que le abre las puertas de su corazón y del Madrid de las intrigas y pasiones desbordadas.
Le impresiona España, la gran influencia de la iglesia y de su brazo armado la Inquisición. La siente pacata y en constante contradicción con su carácter vivo y animoso.
Escribe extrañado, que su habitación en la posada, tenga el cerrojo por fuera y no por dentro, como es usual. Cuando pregunta al posadero, le dicen, que son disposiciones de la Inquisición hacia los extranjeros, para saber y controlar en cualquier momento, las actividades de éstos con respecto, por ejemplo:¿ si come carne en vigilia?, ¿ quiénes duermen en el cuarto?; en caso de que sean hombre y mujer, asegurarse de que estén casados.
Se da cuenta, que las iglesias son un punto importante de encuentro social, donde se acude para ver y dejarse ver, que las mujeres sobre todo, viven subordinadas a sus padres y “el que dirán”, pesa más que las autenticas convicciones.
Aunque no se le puede considerar un hombre de carácter religioso, se deja llevar por las costumbres locales, acude a la misa mayor y aprende a descifrar el lenguaje de las miradas, comentando: "En las plazas, en las iglesias, en los espectáculos, hablan con los ojos a quien quieren, pues poseen a la perfección este seductor lenguaje”.





Historie de ma vie, escrito en francés, es el libro al que se dedicó en sus últimos años, cuando se retira resignado a Dux, en Bohemia, como bibliotecario del conde de Waldenstein y a falta de vivencias, decide escribir su vida, su historia, sus aventuras, quizás algo noveladas, pero donde puede volver a sentir el latido de la vida, que poco a poco, se le va escapando y dar fe, de haber sido un ciudadano del mundo.
En él, narra con lujo de detalles, sus viajes y sus impresiones sobre personajes, países y costumbres que conoció a lo largo de su vida. Le interesa el ser humano y sus reacciones ante los aconteceres. Ama profundamente la vida, la saborea a bocados a veces pequeños y delicados y a veces, grandes e intragables, pero todo lo da por bien vivido. Y entre lo mas valioso, las mujeres, seres a los que adora y respeta, disfruta de sus conquistas y no discrimina entre criada y señora. Las seduce, pero busca el goce mutuo, el placer de los cuerpos, que se encuentran para el disfrute de los sentidos, con la naturalidad y la pasión inherentes al ser humano; a nuestra especie. Se enamoró pocas veces, al corazón lo solía dejar por fuera. Sus biógrafos mencionan a Henriette, un amor de juventud, en el tiempo en que todo está aún por descubrir y no existe el miedo al compromiso, ni adquirir responsabilidades.




Casanova, junto al personaje de Don Juan, pasaron a la historia como mitos eróticos, arquetipos del hombre seductor por naturaleza. Del hombre,que necesita del amor, reconocimiento y la admiración de sus aventuras, debido probablemente, a sus carencias afectivas y como una distorsión, en la forma de concebir las relaciones, entre un hombre y una mujer.
Para Casanova, la mujer es fuente de placer en un juego amatorio mutuo. Admira su belleza e inteligencia, y al finalizar el enamoramiento, mantiene con buena parte de ellas, una relación amistosa, o les consigue una buena dote, o un hombre, con quien pueda tener un vínculo estable y en aceptables términos económicos.
Para Don Juan, proveniente de la nobleza, católico y conservador, la mujer es una presa que una vez gozada, deja de tener interés y después abandona a su suerte. Vive en un vacío afectivo, que solo se sacia con la conquista pasajera, con el control afectivo sobre esta.

Casanova, sano epicurista, hombre que tuvo contacto con sus sentimientos y apetencias, llevándolo a trasgredir las normas sociales. Vivió plenamente su vida, apurando el momento y como buen romántico, y fiel a sus circunstancias, antepuso su espíritu individualista al mundo que le rodeaba, tratando de balancear, la pasión con la razón.

Memorias de España, Giacomo Casanova. Ed. Planeta, 1986.
Traducción: Angel Crespo.

30 comentarios:

  1. María, resulta muy intersante y atractiva tu entrada sobre Giacomo Casanova. Y no solo por lo bien documentada y lo deliciosa que resulta su lectura, sino porque analizas un personaje que siempre ha estado asociado a un arquetipo de hombre mujeriego y lisonjero. Sin embargo, tú nos muestras y expones la riqueza y complejidad de un hombre de su tiempo pero con ideas mucho más avanzadas que los prototipos de la época. Alumbras su figura comparándola con la de Don Juan y ahí, ciertamente, esa imagen del Casanova coleccionista de mujeres y de aventuras mil, adquiere los matices que lo perfilan desde otra óptica más amplia. Tu magnífica entrada desmantela la leyenda y nos acerca a un Giacomo Casanova, como tú señalas, "más poliédrico".
    Un deleite pasar parte de la tarde del sábado leyendo en tu blog.
    Un gran abrazo amiga

    ResponderEliminar
  2. Conocía el personaje, por literatura y película. Pero tu le describes con romanticismo y personalidad.
    Creo que su encanto residía en no dejarse amarrar,no ser de nadie.
    En aquellos tiempos todo parecía más consistente, más adorado y sustancioso. Hoy en día no se trata a la mujer con tanta delicadeza.
    de su viaje a España, pues no creas que han cambiado mucho las cosas, la iglesia aún ejerce mucha fuerza sobrte las conciencias, es una dictadura que pasa desapercibida, pero que aun existe.

    Muy agradable y cultural tu entrada.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Que buen texto, me ha encantado!, el dato de los pólipos me ha sorprendido, me lo leí de principio a fin sin parar. Sin duda, deja, como se dice, mucho paño que cortar.
    Me alegra venir aquí y encontrarme, de este modo, contigo. Mis besos!

    ResponderEliminar
  4. Hay una frase de Giacomo Casanova que me gusta: "He tenido, sucesivamente, todos los temperamentos: el colérico en mi infancia, el sanguíneo en la juventud; más tarde, el bilioso, y, por fin, el melancólico, que, probablemente, no me abandonará ya."
    Que buen estudio has hecho de Casanova, me encantó.
    Que tengas una preciosa semana, besitos de luz y paz.
    Mau

    ResponderEliminar
  5. Algo había leído de Casanova, de sus aventuras y desventuras, de sus amores y desamores, de...; pero no de sus correrías por España. Suelo comprar bastantes libros y leerlos; aunque a veces sea inevitable que compre más de los que logro leer, formándose una desordenada lista de espera con ellos. Hará unas semanas compre éste que citas, pero de Espasa-Calpe, edición 2006, que seguramente será la misma versión leída por ti, pues tiene un copyright de herederos de Ángel Crespo de 1.986. Compré el libro porque me pareció interesante, pero tu magnífico artículo va a hacer que lo lea muy pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Leyéndote,rememoro textos, autores, historias y además... aprendo. Leyéndote disfruto.
    Un beso amiga

    ResponderEliminar
  7. Felicidad,a mi también me sorprendió conocer a este Casanova, de ideas avanzadas y con el coraje suficiente para vivir de acuerdo a su pensamiento y disfrutar la vida, mas si hablamos del siglo dieciocho y de países latinos.
    Un fuerte abrazo, querida,y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  8. Genetticca, es verdad que su pensamiento era fiel reflejo del romanticismo de la época, amaba a la mujer y era delicado en su trato,es un personaje fuera de época y muy rico en matices, me alegro que te haya gustado.
    Un fuerte abrazo que llegue hasta tu isla.

    ResponderEliminar
  9. Eva, cuanto tiempo sin saber de ti,que bueno volver a verte, y si, es cierto que por la operación de sus pólipos, emergió de él su personalidad valiente y atrevida que le llevó a ser un personaje inolvidable.
    Un fuerte abrazo y nos vemos por tu blog.

    ResponderEliminar
  10. Mau, no conocía esa frase de Casanova, la verdad es que refleja perfectamente lo que sintió a través de su vida, ademas, que es muy cierta, por lo lucida y realista que es.
    Un fuerte abrazo y también una buena semana para ti.

    ResponderEliminar
  11. Amigo, si tienes oportunidad, lee el libro que mencionas, es muy interesante la parte que relata su experiencia en España, aunque solo vivió durante un año, su ojo critico y su aguda mirada, le sirvió para hacer una buena radiografía sobre la cultura de ese momento.
    Gracias por tu visita y asomarte desde tu terraza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Beatriz, gracias por tu visita,sé que te interesa la literatura, que la vives y la disfrutas tanto como yo,por eso es para mi un gusto leerte y aprender también de ti.
    Un fuerte abrazo, que llegue hasta Barcelona.

    ResponderEliminar
  13. ¿Existe en la literatura una mujer equivalente a Casanova?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anuar, en esa época no se sabe de ninguna, al menos tan publica y notoria,aunque me imagino que las abría, pero como tantas veces ha pasado, permanecían siempre a la sombra, les resultaba mucho mas difícil mostrar sus sentimientos y apetencias.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  14. Hola Maria, muy interesante personaje este Giacomo Casanova, aunque algo sabia sobre el resulta revelador para mi los detalles sobre slu vida. Me imagino que para su época ha de ver resultado un tanto escandaloso su estilo de vida, aunque para la nobleza es sabido que siempre han gozado de ciertas libertades y no por ello ven disminuido su prestigio y buen nombre. Como siempre un deleite leerte amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lourdes, es cierto que las clases altas y en todos los tiempos, han gozado de ciertas libertades que en otros resultaría casi imposible pensar,como dicen, el señorito cuando está ebrio se dice que está mareado; al pobre, se le llama directamente borracho, así es.
      Un fuerte abrazo, amiga.

      Eliminar
  15. Me ha encantado la forma en que has descrito la vida y milagros de Casanova. Desconocía su estancia en España.
    Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo amigo Felipe, que llegue hasta tu mejana.

      Eliminar
  16. Veo que hay mucha cultura en este rinconcito.
    Volveré más despacio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Amig@, me alegro que te gustara la entrada, vuelve cuando quieras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me ha parecido un blog fantástico, María Candel. Creo que me pasaré por aquí de cuando en cuando.

    ResponderEliminar
  18. Como todos tus visitantes, he disfrutado de tu entrada (y de muchas otras anteriores). Según la inquietud de Anuar -más arriba- no creo que se conozca a una mujer tipo Casanova por nuestro machismo que hombres y mujeres promueven o promovemos. En mucha literatura las mujeres no son vistas como heroínas. En la biblia se las invisibiliza y hasta se confunde mañosamente a María de Mágdala con otra María tratada como prostituta. Por otro lado, qué envidiable haber tenido una época de casanova seductor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Raúl, bienvenido, pasa cuando quieras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Vicente, es verdad la invisibilidad de la mujer durante toda la historia,menos mal que las cosas han ido cambiando y ya han dejado de clasificarlas en blanco y negro, como ángeles o demonios.
    Un fuerte abrazo y me alegra verte de nuevo.

    ResponderEliminar
  21. Por cierto, hoy he estado leyendo un artículo sobre Berthe Morisot y supongo que, con lo que parece gustarte el arte, le debes a esta pintora una entrada aquí. : )

    ResponderEliminar
  22. Casanova, un personaje que siempre me atrajo. Un audaz de su época. Un seductor nato, un sueño de adolescencia. . . Te dejo un abrazo, amiga. Ya estoy de regreso y poco a poco me voy poniendo al día con las visitas. Tu Blog, enriquecedor como siempre. Un gusto compartir tu ventana.

    ResponderEliminar
  23. Todo depende de como se miré, a fin de cuentas también usaba a las mujeres, obviamente el cuenta la historia desde su visión, donde le puso "mucha pero mucha crema a sus tacos" , en la literatura un hombre así esta bien, pero en la vida real son hombres a fin de cuentas machistas y misóginos. Y curiosamente sus amantes no fueron tantas como la gente que nunca lo ha leído cree, al rededor de unas 120, (nada en comparación con muchos jóvenes de hoy)

    ResponderEliminar
  24. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...