lunes, 1 de septiembre de 2014

LA MOSCA QUE SOÑABA SER ÁGUILA






 Los cuentos de  Augusto Monterroso se parecen a él: son pequeños y compuestos de un tierno cinismo. Su escritura es minuciosa y cuidada. Sus personajes, desde ranas, ovejas y moscas, parece recordarnos como Machado, que la belleza del lo escrito,  no requiere de grandes temas transcendentales, sólo de la mirada lúcida y sensible de que ve más allá de la superficie  de lo que nos rodea. Después, esos personajes  nos muestran la precariedad de lo humano, nuestros límites y quimeras, pero siempre dejando un espacio a la compasión porque nada del ser, le es ajeno.





Había una vez una Mosca que todas las noches soñaba que era un Águila y que se encontraba volando por los Alpes y por los Andes.

En los primeros momentos esto la volvía loca de felicidad: pero pasado un tiempo le causaba una sensación de angustia, pues hallaba las alas demasiado grandes, el cuerpo demasiado pesado, el pico demasiado duro y las garras demasiado fuertes; bueno, que todo ese gran aparato le impedía posarse a gusto sobre los ricos pasteles o sobre las inmundicias humanas , así como sufrir a conciencia dándose topes contra los vidrios de su cuarto.

En realidad no quería andar en las grandes alturas o en los espacios libres, ni mucho menos. Pero cuando volvía en sí lamentaba con toda el alma no ser un Águila para remontar montañas, y se sentía tristísima de ser una Mosca, y por eso volaba tanto, y estaba tan inquieta, y daba tantas vueltas, hasta que lentamente, por la noche, volvía a poner las sienes en la almohada.  



32 comentarios:

  1. Sueño, ahora más, en convertirme, alguna vez, en un ser que me permitiera ese gran vuelo soñado por la mosca.
    MB.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Enrique , me anoto contigo en ese pequeño, gran vuelo...
      Besos desde Caracas

      Eliminar
  2. Precioso relato. Esa mosca tenía pensamientos de los humanos porque solo estos son tan estúpidos como para aparentar ser lo que no son.
    Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, María Pilar , sólo el humano es capaz de los grandes vuelos a los más insignificantes, pasando por el afán de mostrar lo que no se es...
      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  3. Sin ser lo que no era, se preocupaba...Y no quería ser lo que no era...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, parece un trabalenguas..

      Besote también para ti amigo

      Eliminar
  4. María, qué grandes son los cuentos breves de Monterroso.
    Una delicatesen siempre su lectura y un placer recalar en tu espacio,
    Un abrazo grande, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Feli, los cuentos de Monterroso son pequeñas delicias, algo que entra y se digiere con placer y después nos deja un sabor dulce que perdura...
      Me encanta verte, amiga, Besos grandes

      Eliminar
  5. Vaya descubrimiento Maria! me ha gustado el relato, que realista! Buscaré el autor.
    Te he echado de menos este verano
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Esher, yo también he extrañado tus buenos consejos, el verano nos da un respiro de lo cotidiano, más no un olvido...
      Besote grande

      Eliminar
  6. Un curioso cuento, que se comprende muy bien. Qué mosca no desea en algún momento ser águila; lo raro es encontrar un águila con deseos de ser mosca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, amigo, hay para todo en esta vida, sin ir más lejos, tus interesantes crónicas históricas así nos lo demuestran algunas veces...
      Un abrazo, también para ti

      Eliminar
  7. Ser alguien diferente., muy, muy diferente. Soñar con la potencia o conformarse con la delicadeza de la pequeñez. Todo lo que se razona en estado de lucidez es notablemente importante y real. Todos los sueños, cuando se convierten en realidad siempre poseen la impronta de la inmensa diferencia, del acierto o fracaso de la realidad soñada. Esta es la vida. Este es el principio y fin de sueños fascinantes, tan fascinantes como Monterroso. Excelente.

    Un cariñoso abrazo querida amiga María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, creo que pasamos de la delicadeza del pequeño sueño, al sueño del megalómano, así somos, de eso estamos hechos,
      Un placer verte siempre, maestro

      Eliminar
  8. Hay muchos que no se identifican con lo que son, y debe ser duro pasar la vida así. Y cansados de la lucha les queda queda el momento de apoyarse en la almohada.
    Este Monterroso... es brevemente genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pami, me encanta esa parte final de "volvía a poner la sienes sobre la almohada", que imagen tan hermosa, genial, amiga......
      Besos

      Eliminar
  9. No he leído nada suyo y me avergüenzo por ello. Tu reseña me hace interesarme por este escritor sublime y que con las palabras es capaz de contar tan bellos y provechosos relatos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Carmen, es una hermosura de cuentos.
      Un abrazo desde Caracas

      Eliminar
  10. Admito que desconozco al autor, pero estos extractos que has sabido escoger pintan un mundo literario interesante. Concuerdo con tu lúcida apreciación acerca del arte de la escritura: "(...) la belleza de lo escrito, no requiere de grandes temas transcendentales, sólo de la mirada lúcida y sensible de que ve más allá de la superficie de lo que nos rodea." No podrías haberlo dicho mejor.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, Fer, que soy una admiradora de Machado, de lo sencillo. lo breve , lo claro, lo que se entiende y se disfruta, para eso se escribe, entre otras cosas, hay autores que son un deleite de principio a fin...
      Un fuerte abrazo, querida

      Eliminar
  11. Hola María Candel!!! Interesante relato que deja una enseñanza, muchas veces cuando logramos lo que deseamos nos damos cuenta que no vale la pena y nada mejor que mostrarse tal cual somos, con defectos y virtudes. La vida es tan corta y bella como para buscar imposibles y no disfrutar lo que nos rodea.
    Gracias por tu visita a mi blog, te dejo un gran saludo desde Buenos Aires. (volveré pronto a visitarte y seguir leyendo tus letras)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así somos Roberto, vivimos deseando lo que no somos, lo que no tenemos, y quizás, luego al obtenerlo, pierde el encanto y volvemos a buscar aquello que
      sentimos que nos falta.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Decía Pino Aprile, que los dinosaurios desaparecieron hace millones de años, y que en cambio las hormigas permanecen.
    Tal vez sea mejor ser pequeño que grande.
    Por más que nos gusten las alturas y la grandeza.
    Es una muy buena entrada, María.
    Te agradezco que me presentes al autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tecla, parece que es verdad, todo lo pequeño tiene más capacidad y probabilidades de sobrevivir al tiempo y las modas, en este caso, Monterroso es una exquisitez para degustar despacio...
      Besos

      Eliminar
  13. Bonito relato-espejo que refleja el imperecedero deseo humano de anhelar lo que no somos o no tenemos, desviándonos siempre de lo que verdaderamente importa: "ser".
    Gracias por compartirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es un pequeño espejo donde se refleja el ser humano, con todas sus limitaciones y anhelos...
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  14. Gracias por darme a conocer esta joya.
    Me gustaría que vieras esto si?
    http://elblogdemaku.blogspot.com.es/2014/09/aquellas-escuelas.html

    http://elblogdemaku.blogspot.com.es/2014/09/habia.html

    Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, visité tus entradas y de verdad que son una gozada...
      Gracias por traerlas, amiga

      Eliminar
  15. Así es el maestro Monterroso: palabras como brevedad de mosca en imperiales vuelos sobre la vida.
    Gracias por traerlo. Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amando por pasar, hacia tiempo que no te veía...
      Abrazos también para ti, amigo

      Eliminar
  16. Que cuento más bonito, no había leído nada de Augusto Monterroso, pero me ha encantado "por las noches volvía a poner sus sienes sobre la almohada" , en realidad a muchos soñadores la almohada nos devuelve a la realidad

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ami también me encanta esa parte...
      Besos, LLuvia

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...