lunes, 17 de junio de 2013

LAS PALABRAS DE IVONNE BORDELOIS





En estos días descubro el valor de la palabra con Ivonne Bordelois, filóloga argentina de amplios vuelos. Sus distintos significados, sus aristas y el resplandor que desprenden desde las diferentes miradas.  Confirmo que desde niña me asombraron las palabras y los distintos usos a los que ellas dóciles se someten. Me encuentro evocando la infancia, que la sopa que más me entretenía y gustaba, era la de letras nadadoras en caldos claros. Que me encantaban los libros que las alojaban  y el olor que desprendían al chasquido de las hojas al voltear. El peso de los libros en mis caderas camino del instituto, preámbulo de otros pesos infantiles más suaves y carnosos que más tarde cargaría. Compruebo,  que siempre he estado rodeada de ellos, en dormitorios, salas y baños, en el bolso a la espera de una consulta médica, o de un largo trayecto en avión. Todos tienen subrayados y anotaciones porque me relaciono con ellos intensamente. En general los cuido bien, y de algunos he protegido amorosamente sus pastas del paso del tiempo y sus estragos.  Entre tanto trasiego familiar, no pude conservar los libros de cuentos de mi infancia, pero sí guardo los libros de cuentos que yo leía a Isabel, para convocar la tranquilidad de su sueño. Ahora, cuando a veces las tardes se vuelven largas y el cansancio no te permite continuar, reviso libros olvidados y disfruto el porqué un día los traje a vivir conmigo. He recordado sin conocerla la antigua librería familiar de la calle Hermosilla, los comentarios de mis padres, cuando en las discusiones se llegaba al acuerdo del poco espíritu comerciante que todos habíamos heredado. Ahora, Ivonne Bordelois, hace que tenga un segundo encuentro con las palabras, que me interese y conozca sus familias, lo que nos reúne y lo que nos diferencia como seres hablantes, su acondicionamiento a la idiosincrasia de un país, de una cultura: la riqueza inagotable que se guarda en la pluralidad de las lenguas, porque: “la identidad es una construcción interminable, del mismo modo que el lenguaje es una operación interminable y está continuamente en perpetua renovación. Bien propio e inalienable, el lenguaje es también un referente necesario para plasmar y sostener, no sólo la individualidad propia, sino la del grupo.”

La palabra amenazada. Ivonne Bordelois.

Monte Ávila Editores.

Imágen tomadas de la red

33 comentarios:

  1. Yo también releo libro que encuentro por ahí. Perdí muchos cuando me mudé desde Caracas a Madrid...Y no sabes lo que me entristeció.

    Ahora intento rehhacer mi biblioteca...A´ñun sigue creciendo.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, una de las cosas que se pierden en las mudanzas son los libros, y a veces tampoco puedes llevarte todos los que quisieras, ya sabes que pesan y abultan..

      Besote para también.

      Eliminar
  2. Me alegro que me des a conocer a esta autora,
    es muy interesante, recuperar el poder de la palabra,
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la recomiendo, María Teresa, tiene una forma de abordar el tema de la palabra, su etimología de una manera sencilla y amena.
      Un abrazo desde Caracas

      Eliminar
  3. me has descubierto una autora que no conocia, con lo que me gusta leer.
    Me he sentido muy identificada con este post
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, se que te gusta leer, y el mundo de la lectura y sus alrededores, seguro que la disfrutarías bastante

      Un besote

      Eliminar
  4. Me has trasladado, con ese mundo de libros que siempre te ha rodeado, María, al mío. Muy similar y en el que alguna vez he tenido que quitar y poner baldas de mi biblioteca para poder encontrar precisamente aquel ensayo, novela o texto, que era mi obsesión volver a releer. Tengo el gusto de conocer a Ivonne Bordelois solo por su nombre y referencias a su obra. Tu artículo me ha hecho solicitar “La palabra amenazada”. Lo leeré llevándolo de lugar en lugar en el que unos minutos, un instante, me proporcione la alegría de leer aunque sea una sola página. Bellísimo artículo.

    Un fuerte abrazo, querida María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pasa Manuel, que un día te das cuenta de la relación tan cercana que has tenido con los libros, es una pasión que viene desde la infancia y que siempre te acompaña, yo digo que el buen lector, al que le gusta la lectura, nunca está solo, siempre está en relación con otros mundos habitados por personajes dignos de conocer..
      Un fuerte abrazo, amigo

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho, es muy interesante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, amiga, un beso también para ti.

      Eliminar
  6. Querida María, la relación que los amantes de los libros mantenemos con ellos, es la más leal y duradera. No, no los olvidamos. A veces regresan por casualidad, los tropezamos en cualquier librería, en un lugar inesperado de la casa o sencillamente los buscamos con el ímpetu y la emoción que se recuerda el primer amor.
    Tu entrada me lleva a ese lugar común de las palabras, su magia, su presencia, su textura moldeable como la arcilla en un torno, ese placer indescriptible de rastrear su origen, su evolución o su significado más exacto. Y todo ese misterio bibliófilo que comienza en la niñez.
    Gracias María por este nostálgico paseo por las letras.
    Un abrazo grande, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, querida Felicidad, si hay algo a lo que hemos sido fieles es a la admiración de los personajes, que de alguna manera marcaron nuestra vida, que un día descubrimos en las las lecturas de la infancia y la adolescencia.
      Es un gusto compartir contigo este placer de la lectura.

      Un abrazo grande, amiga.

      Eliminar
  7. Me identifico con ese amor tuyo por los libros, ese cuidado aunque estén subrayados y sobados por el uso, el volver a leer ese libro que nos dejó tan grata experiencia. ¡Qué bien sabes contarlo, María!
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno,amiga, eres de las mías, de las que subrayan y soban los libros por el uso y el cariño.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Me encantaría poder decir que he estado rodeada de libros desde niña,pero no fue así. Y de adulta tampoco tuve mucho tiempo para leer,pero he leido todo lo que he podido. Y hoy mismo tengo muchos libros y bastantes sin leer, aunque nunca he leido tanto como lo hago ahora, a veces ya me siento saturada,pero no paro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es buen momento, Ohma, para empezar a leer y a disfrutar de las historias que nos cuentan otros, que como nosotros, un día también se sintieron interesados por conocer nuevas miradas, y así el universo de las letras...

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  9. Yo no la conocía.
    Gracias por descubrirmela.
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Inma, no es muy conocida su obra, pero vale la pena conocerla, sobre todo a los que amamos las letras, su historia y evolución.

      Otro beso, amiga

      Eliminar
  10. "Si he sufrido la sed, el hambre, todo
    lo que era mío y resultó ser nada,
    si he segado las sombras en silencio,
    me queda la palabra".
    De un poema de Blas de Otero
    .

    Que nunca nos quiten la palabras. Tabla de salvación para los que en ella nos amparamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hermoso poema el de Blas de Otero, ojalá que siempre nos quede la palabra...

      Un fuerte abrazo, Trini

      Eliminar
  11. Las palabras que recordamos, y que aún utilizamos, nos dicen quienes somos, de eso no hay dudas.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, las palabras que recordamos y que aún utilizamos, son nuestra memoria histórica y familiar, de ella venimos, con ella nos criamos y da cuenta de quienes somos...

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  12. Tener una buena biblioteca en libros de papel da muchas satisfacciones. Leer, releer, anotar, PODERLOS TOCAR, cuidarlos. Nada parecido con el futuro que nos espera inexorablemente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Amigo, soy una apasionada de los libros, los cuido y los guardo, y como dices, nada como poderlos tocar, sentirlos, olerlos y pasar las páginas en el orden que nos apetezca, anotando palabras, ideas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Nada como un libro en la mano... nada como pasar de página, como leerlo, llevarlo
    Tengo una gran biblioteca, me encanta leer...
    Me gusto mucho tu entrada, te dejo un beso grande! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Karu, es verdad, nada como sentir el libro entre las manos, por lo menos a los que nos gusta leer, eso significa todo un placer.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. ╔═══╗♪
    ║███║♫
    ║ (●) ♫
    ╚═══╝♪♪
    ┊┊★┊★┊┊┊☆☆┊·Feliz fin de semana·┊☆☆┊┊┊★┊★┊┊

    ResponderEliminar
  16. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...