martes, 14 de mayo de 2013

DON DE OLVIDO, DE ÁNGELES MASTRETTA






… Digo esto porque pienso que olvidar es un arte. Uno de los artes más necesarios y mal practicados que se conoce. Además, como tantas otras artes, olvidar es un arte que la humanidad toda practica muchas veces sin darse cuenta. Olvidamos. Para mal y para bien olvidamos.
Empezando por la muerte mil cosas olvidamos para poder vivir. Y aunque no lo aceptemos, tal vez quienes mejor olvidan mejor viven.
No haríamos nada sin la conciencia de la propia muerte no nos siguiera a la regadera. Nada siquiera, si la muerte de otro cruzara demasiado por nuestro recuerdo. Pero olvidamos. A los inolvidables, a los mejores, a los más buenos, a los que más felices nos han hecho, logramos olvidar para quedarnos con la vida.



Y si somos capaces de olvidar la muerte, de qué olvido no seremos capaces.
Olvidamos por eso el dolor y a quienes nos lo causaron. No por generosos sino por desmemoriados. Y hemos de bendecir el olvido como se bendice el pan de cada día.
Gracias al olvido volvemos a tropezarnos con la misma piedra, y nos vuelve a doler y a gustar el camino. Gracias al buen olvido vivieron juntos nuestros padres, nos quieren nuestros hermanos y nos maldicen aquellos a los que hicimos un favor.
Gracias al buen olvido se nos resbalan las maldiciones, los críticos literarios, el ridículo aquel del que nunca creímos  que sería posible reponerse.



Gracias al olvido seguimos guardando libros como si no fuera solo ésta la vida que tenemos para leerlos un día, pensamos, voy a hojear uno por uno todos los libros de arte que dormitan bajo la mesa de la sala. Un día en que me dé hepatitis o cualquiera de esas enfermedades largas durante las cuales todo se puede hacer menos hojear un libro.
Gracias a que olvidamos la voz de la nefasta báscula volvemos a darnos el placer de un buen queso, de un helado doble por el parque junto a los hijos, de un pan con mantequilla y sal, de un chocolate amargo y tres almendras.
Gracias al olvido seguimos viviendo en la ciudad de México después de una jornada con doscientos sesenta imecas contra nuestros ojos. Y no solo seguimos viviendo, sino que seguimos dispuestos a emprender un día sí y otro también viajes urgentes al extremo opuesto del lugar que habitamos.



Nos vemos en el espejo durante el arreglo de la mañana y ahí nos hacemos cargo del avance implacable de nuestras arrugas, entonces nos proponemos no fruncir tanto el ceño o al menos no fruncirlo solo de un lado para que los setenta años no nos alcancen con la expresión torcida. Pero después nos echamos al día y nuestro gesto lo recibe defendiéndose como mejor puede.
Para poder ser quienes somos olvidamos el sueño de quienes quisimos ser y para que el sueño no muera completo lo dejamos pasar a la cocina una mañana y nos ponemos a cantar con el playback de arias famosas en la voz de María Callas. Olvidamos también todo lo que querríamos ser porque solo así le dejamos lugar a eso que somos y cumplimos a medias con lo que a eso le debemos ¿Terminar la novela? Claro que si, ahora que consiga olvidarme de todo lo demás.
Es extraño pero los desmemoriados perdemos más tiempo recordando, y en nuestras vidas reina un caos lleno de huecos por los que entre en desorden la memoria implacable.
Sin embargo, yo creo que a pesar de todo lo que olvido no he logrado olvidar lo suficiente. Y eso lo digo pensando otra vez en que olvidar es un arte. A veces maligno y paralizador, pero siempre generoso…



 Del libro Un mundo iluminado, Ángeles Mastretta
Editorial Seix Barral, Biblioteca Breve

Imágenes tomadas de la red

32 comentarios:

  1. Desmemoriado no soy...Despitaisimo total...He llegado a ver a mi familia en la calle (primos y tios y no saludarlos, pero pensar: "A est@ lo conozco yo..."

    Sin embargo me entristece ver aquellos que no olvidan porque quieren...El Alzheimer es terrible...

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, tu como médico debes saber de olvidos forzados, esos son tristes,pero el despiste, eso lo tenemos todos y mas en estos tiempos que corren...

      Besote también para ti.

      Eliminar
  2. "seguimos guardando libros como si no fuera solo ésta la vida que tenemos para leerlos un día" Vaya que sí, pero seguiré recopilando: ahora los de Ángeles Mastretta que me la has hecho conocer y con el estracvto que nos pones, querer.
    Me gusta que el olvido sea generoso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, amiga, guardo un montón de libros en espera de tener tiempo,estar convaleciente y poder leer plácidamente en la cama, tranquila, pero como dice Ängeles Mastretta, cuando estás malita lo que menos te apetece es leer, en fin, ya sacaremos tiempo, algún día.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Esto de la memoria y el olvido es cosa curiosa; porque es selectiva. A veces, como he leído arriba, ciertas cosas son olvidadas para procurarnos menos infelicidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la desmemoria también es un don,hay que agradecer el hecho de no recordar muchas cosas en la vida,sino quedaríamos paralizados sin poder superar algunas infelicidades.

      Un abrazo,amigo.

      Eliminar
  4. Odiar es olvidarse de olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena frase, Floren, así pasa, es mejor recordar ciertas cosas, para olvidarlas después definitivamente.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  5. María, siempre he pensado que la memoria es selectiva, que de una forma más consciente que inconsciente, determina qué olvidar, qué recordar. Teniendo también presente que los recuerdos son manipulables y nos regresan modificados e incluso imaginados.
    Salvo cuando se trata de una cuestión estrictamente degenerativa y triste, olvidar es necesario, imprescindible para seguir acumulando memoria. Olvidar, sobre todo como apunta la escritora mejicana Mastretta, la muerte. La muerte de los demás que siempre, nos sorprende y nos comportamos ante ella, o su noticia, como si estuviéramos ante un hecho insólito, nunca previsto. La nuestra ¿la nuestra? no la recuerdo.
    Un abrazo grande querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Felicidad, es cierto, sino olvidáramos la muerte seria imposible vivir con algo de felicidad, pero la memoria selectiva, nos ayuda a recordar lo nos enriquece como seres humanos,aunque tengamos muchas veces que modificarlos o inventar los recuerdos,cualquier cosa es mejor que quedarse inmovilizados...
      Un abrazo grande querida amiga.

      Eliminar
  6. Olvidamos sobretodo lo que nos daña. Me gusta eso de guardar libros para ocasiones. Bonita entrada María, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también tengo un montón guardados, el problema es encontrar el día, la ocasión para leerlos..

      Un abrazo, Capitán.

      Eliminar
  7. Creo que la foto que tienes donde siempre quiero volver..es en Paris..bajando de...arriba..como diría mi hijo...un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga, quedé totalmente encantada con esas calles,con esa ciudad, el ambiente, hasta la diminuta lluvia que nos calló encima..

      Un abrazo hasta Murcia

      Eliminar
  8. María has escrito, con una cálida y hermosa prosa, un encadenado de obras de Ángeles Mastretta muy importante para quien la desconocía. En realidad sólo he leído "El mundo iluminado", creyendo que con una obra se descubre a una autora. No es así pero también estoy de acuerdo contigo en no olvidar el libro recien comprado para que ocupe el puesto octavo de la pila en la que se convierte la multilectura.
    Como he tenido un problema informático no te había podido leer y tu publicación ha sido todo un descubrimiento. Espléndida.

    Un fuerte abrazo, querida María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los olvidos y los libros que todos guardamos esperando mejores tiempos para leerlos,Angeles Mastretta es una gran escritora, a mi en especial, me gustó mucho este del Mundo Iluminado,tiene capítulos inolvidables..
      Un abrazo, amigo, gracias por pasar.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Ha sido un placer leerte...

    El olvido es un arte que a veces a mi me falta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil este arte del olvido, te puedo entender, Carmen

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  11. El olvido es algo que aprendí a base de demasiado daño.
    Bess me ha gustado tu post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, olvidamos también por protección,por sobreviviencía...

      Un beso, Inma

      Eliminar
  12. Tanto hablar del imposible olvido y lees esto y te das cuenta de todo lo que, a lo largo de la vida vamos olvidando.
    Olvidar para sobrevivir y para recaer o para levantarnos.

    No he leído a esta autora, pero pienso remediarlo de inmediato.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo a esta autora, Trini, este de El mundo iluminado, son crónicas,pensamientos, textos pequeños, ideales para cuando uno no quiere meterse en muchas profundidades

      Besos, amiga

      Eliminar
  13. Me apunto este libro y ten por seguro que acabré comprándolo porque no sabes cómo me identifico con lo que has extraído de él. La gente a veces no llegua a creerse lo desmemoriada que soy, algo de lo que no reniego pero que alguna vez ha llegado a traerme algún problema que otro...

    Un beso, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la memoria es aleatoria también, olvidamos lo que nos interesa o conviene, para sobrevivir y seguir echando para adelante, es necesario. Yo también en cuanto a nombres y fechas, no pego una, mi memoria es visual......

      Un beso, Myra

      Eliminar
  14. Aveces esto de los fragmentos es como un clic de enlace...jajaja uno lee y luego por impulso llega hasta todo entre fas completo... tengo que leer a Ángeles Mastretta... sino quedaré con esas ganas infructuosas de conocerla...debo platicar con ella a través de sus libros...saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,Mario, estoy segura que te gustaría esta autora, es cercana y entrañable, a veces lo único que uno espera de un libro, es un poco de compañía y plática...
      Un abrazo desde Caracas.

      Eliminar
  15. Voy a empezar por mujeres de ojos negros, es un título que me inspira y me da buenas vibraciones.
    Espero que tu salud mejore y puedas dedicarte con tranquilidad a leer, uno de los placeres que tenemos en la vida.
    Inmenso abrazo y feliz fin de semana:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé por el Mundo Iluminado y me gustó bastante, hay pasajes y pequeñas crónicas que son excelentes, te la recomiendo.
      Otro gran abrazo para ti, amiga.

      Eliminar
  16. María:Comparto los pensamientos de la autora mexicana de quien- nobleza obliga - no he leído ninguno de sus libros, pero sí resuenan en mi memoria dos o tres de sus títulos. Algún impacto dejaron en mi alma para que hoy los recuerde. . .(especialmente: Arráncame la vida). Querida amiga, para vivir necesariamente debemos olvidar la muerte, de lo contrario es imposible vivir. Un fuerte abrazo, María. Hermosos tus posts.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Zuni, de Arráncame la vida, se hizo una buena película, la verdad, que sus novelas son muy cinematográficas, muy visuales, es su manera de relatar la vida.
      Un besote grande, amiga, me da gusto verte después de tanto tiempo.

      Eliminar
  17. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...