lunes, 14 de abril de 2014

LECTURAS PARA VACACIONES






LA ELEGANCIA DEL ERIZO
Muriel Barbery

En la portería de un elegante inmueble de París, tiene su escenario La elegancia del erizo, de Muriel Barbery. El titulo no sugiere nada, más bien desconcierta, no tenemos una imagen a que asociarlo. Pero al leer sus páginas nos adentramos a un mundo de realidad y fantasía compartida, donde lo obvio a primera vista, se convierte después de analizarlo y detenerse unos momentos en sus orígenes, en el absurdo que sólo la mente del niño, aún sin contaminar podría comprender. La parte realista nos convoca a la reflexión de innumerables acontecimientos con los que convivimos a diario y apenas son percibidos por nosotros. La soledad de las grandes ciudades, de los edificios citadinos donde todo el mundo se saluda con cortés indiferencia, después de compartir historias durante tantos años. Las clases burguesas son diseccionadas en una crítica feroz sin esperanza de salvación. Sólo 3 personajes interesan a la autora: la portera Ranee, Paloma una niña superdotada y el japonés Ozu, ya de vuelta de muchas batallas. Este personaje será el aglutinador y el revulsivo a la vez de este elegante edificio. 



Ranee es una portera fuera de lo común: culta, refinada, indiferente a todo lo que no sea el Arte, en sus consecuencias y las emociones que éste transmite, en él,  es donde encuentra el sentido de la vida. Su historia de vida es simple: de Portugal emigró  a Francia, hacia las tierras donde el Arte, que ella escribe siempre con mayúsculas, es una razón de estado para los ciudadanos. Viuda, sin hijos, sin amigos con quien conversar y compartir emociones. Cumplida y oficiosa, pero haciendo respetar sus horarios y derechos adquiridos en aquella Revolución que un día cambió el mundo. Atrincherada en su portería, donde se esconde, más que habita,  los días transcurren inexorablemente, sólo al Arte se hace permeable, entonces reflexiona con avidez sobre el cine y la estética japonesa a la cual admira, la música o los pasajes aprendidos de memoria de Tolstoi, hacen que su día a día tenga sentido y pueda despertar y levantarse una mañana  más.


Paloma, la niña sabia, la niña que sin apenas haber vivido, está cansada, abatida.  Se mira en el espejo de los adultos que la rodean y salvo excepciones, esa imagen le produce vértigo, en nada quiere parecerse a ellos. Si vivir y madurar es llegar a sentir esas emociones y compartir su pensamiento, prefiere quedarse por el camino. Y por ello, planea su suicidio, sin remordimientos y sin apenas levantar polvo sobre las aceras.
Un nuevo inquilino del inmueble, el japonés señor Ozu, viene a tender un lazo entre estas dos almas que no encuentran el sentido de sus vidas, la una por haberlo perdido con el tiempo y la otra, porque jamás lo encontró en su corto tiempo de vida.
El señor Ozu, representa lo genuino y valioso que aún subsiste en el ser humano “civilizado”, el hombre citadino y burgués poseedor de una vida aburridamente confortable, donde todo está previsiblemente cubierto y protegido con todos los derechos adquiridos en años de civilización y que sin embargo, se siente a veces inútil y desdichado.
Poco a poco estos tres personajes van tejiendo la historia, contada siempre en primera persona. Una dura crítica hacia la alta burguesía intelectual francesa, que para la autora, ha ido perdiendo la sencilla humanidad que nos conecta piel a piel con el prójimo, con la realidad de a pie, en aras de un  progresista bienestar común, que al final, no llega a permear las distintas capas de la que toda sociedad se compone y, a la que en teoría, pretende llegar.

Una lectura amena, reflexiva y muy francesa.
Imágenes tomadas de Internet

23 comentarios:

  1. Una interesante propuesta y una excelente reseña, amiga María. Atrae sobre todo el personaje de la portera Ranee. Te agradezco esta sugerencia de lectora. Es una autora a quien no conocía.
    Feliz Semana Santa.

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el personaje de la portera es una maravilla, me encantó...
      Feliz Pascua para ti, amiga

      Eliminar
  2. Coincido con María Paz...me llama más la atención el personaje de la portera, por aquello de refugiarse en el Arte (con "A" mayúscula)
    ---------
    Vengo de dar un paneo por tu blog. No sabía nada acerca de la actriz Romy Schneider aunque me impresionó su parecido con Jackeline Kennedy (luego Onasi)
    ---------
    ¿Cómo no van a ser desgarradores los poemas de Antonio Machado luego de verlo arrastrar el cochecito de su joven y enferma esposa Leonor?
    ---------
    Muy buena la comparación del tiempo cíciclo de Oriente con el tiempo lineal de Occidente. Aunque lo que más me gustó fue que el articulista citara a Lin Yutang, un sabio chino y sobre todo cristiano que es uno de mis escritores preferidos
    ---------
    La figura de "la tieta" está muy bien lograda, no conocía el término
    ---------
    Tampoco conocía el término "al alimón"...Bueno, se lo había oido a César Miguel Rondón y por contexto no me era extraño, pero la explicación que das en tu blog no la conocía para nada. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo Ali, que diste una buen paseo por el blog, que bien, bienvenido amigo, gracias por tus comentarios, seguimos en contacto.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Guapa:

    Una interesante reseña. Tengo que ponerlo en la cola. Y está larga...Está semana santa trabajo.

    Besote

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace tiempo. original y muy interesante.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Pilar,así es, dos palabras que definen el libro muy bien...
      Besos

      Eliminar
  5. Me lo apunto como próxima lectura, es totalmente opuesto al tipo de libros con los que esta ahora y mi mente me pide un cambio
    Gracias por la reseña
    Un besote gordo Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, admiro tu capacidad de lectura, de hacer y de comunicarte....
      Un besote para ti, amiga

      Eliminar
  6. Aunque, casi, me he enamorado de Ranee, ese personaje ideal e idealizado por muchos, y sin despreciar a ninguno, me quedo con el señor Ozú, María. Es un personaje que conozco bien. Has conseguido que ponga el libro en mis preferencias de venta.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, el señor Ozú es todo un personaje, y la relación con la portera y la adolescente es una maravilla, hay mucho que aprender de él...
      Un abrazo, Feliz Pascua

      Eliminar
  7. Buena elección, un libro por lo menos original, lo has presentado tan bien que me dan ganas de volver a leerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amiga, es de los libros que se puede volver a leer tranquilamente...
      Besos para ti también

      Eliminar
  8. Una estupenda recomendación escrita con la amenidad y buen hacer que te caracterizan, María. Sí, su originalidad y viveza de estilo provoca en el lector una complicidad que todos los autores querrían imprimir a sus textos. Eres una maestra seleccionando lecturas importantes.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio por tu comentario, siempre aprendo de ti y de tu excelente blog.
      Otro abrazo grande

      Eliminar
  9. Bueno fíjate que me llama la atención y mucho.
    Gracias por enseñárnoslos.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Excelente reseña, María, la cual agradezco. Lo tendré en mi mente para adquirirlo apenas lo encuentre.
    Te envío un gran abrazo!!.

    ResponderEliminar
  11. Festejar la esperanza es hermoso!!!!!

    Felices Pascuas !!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices Pascuas, también para ti, amiga!!!!!!!!

      Eliminar
  12. Bienvenida Mabel, pasa cuando quieras...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gosto muito de blogs literários e o seu é muito bom.
    Codial saludo:
    Geraldo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...