miércoles, 26 de marzo de 2014

MICROFICCIONES




Yo todo lo consulto con mi almohada porque la sé de buen juicio. Ella me escucha en silencio y me responde con sensatez. En la conversación interviene la frazada. (Al final, siempre le hago caso al colchón, que es un irresponsable.)

Mi cara en los sueños no coincide con mi cara en el espejo. Mi cara en el espejo no coincide con mi cara en las fotografías. Mi cara en las fotografías no coincide con mi cara en movimiento. Mi cara, decididamente, no coincide.

Despiértese, que es tarde, me grita desde la puerta un hombre extraño. Despiértese usted, que buena falta le hace, le contesto yo. Pero el muy obstinado me sigue soñando.

Un grito entra por la ventana. Si lo dejo salir, volverá a molestarme. Rápidamente bajo las persianas y me entiendo con él. Le propongo sonar libremente en los horarios que prevé el reglamento. Él es frugal. Yo soy generosa. Sin embargo la convivencia nos resulta imposible. A la larga dormir toda la noche con un grito reprimido suele traer dolores de cabeza.

A veces me despierto de visiones horribles, agitada, angustiada, llorando. Para calmarme le pido a mi marido que me deje apoyar la cabeza en su cuerpo y me abrace bien fuerte con todos sus tentáculos.


Microficciones de Ana María Shua

Ana María Shua 1951, escritora argentina, amante de la escritura y la lectura, como ella misma declara en Confieso que he leído, aparte de su Maestria en Artes y Literatura, se ha diversificado en la publicidad, el periodismo y ha escrito guiones para cine. Microficciones está sacado de La sueñera, libro difícil de clasificar ya que contienen distintos géneros, entre ellos, estas Microficciones.


Imagen tomada de la red



34 comentarios:

  1. Lo de los tentáculos ¿hay que interpretarlo literalmente o en sentido figurado?
    Siempre seleccionas textos interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé, amigo Floren, habría que preguntárselo a la autora, a mi me gustó la imagen de esos tentáculos como brazos protectores...
      Besos

      Eliminar
  2. Muy buena microficción. Una argentina a quien no conocía. Te agradezco, amiga María, este interesante hallazgo.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  3. Y quizás no sea microficción...Lo del colchón irresponsable, me ha sacado una gran carcajada ;D

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tiene cosas bien buenas y ocurrentes....
      Besote también para ti, Manu

      Eliminar
  4. Conozco varios microrrelatos de Ana María Shua. Es una de las autoras que estudiamos en el taller de escritura al que asisto. Saludos desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe, yo también soy asidua de los talleres, los disfruto y aprendo un montón..
      Un abrazo hasta tu mejana

      Eliminar
  5. Yo tampoco he leído mucho de ella, la tengo en una antología y me encantaron estas microficciones, Argentina siempre ha dado grandes escritores al mundo. Un gran abrazo, amiga Fer

    ResponderEliminar
  6. Estupendas microficciones, María. La realidad de quien te sueña y de tus propios sueños es tan intensa que provoca un desasosiego tan intenso que pasará a la categoría de recuerdo vivido.

    Un ariñoso abrazo, querida amiga María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa parte de los sueños,Antonio, me recuerda a Borges, por aquello de que se confunde el sueño con el soñante, la realidad y lo soñado...
      Un abrazo, amigo Antonio

      Eliminar
  7. Hola mi querida amiga María. Muy buena selección. Argentina, es tan prolífera en su producción artístico-literaria que siendo yo, coterránea de la autora citada, la desconocía. Siempre aprendo contigo. Disculpas por mi prolongada ausencia. Leo los comentarios y no siempre llego a cumplir con todos. Igualmente sé que no te pierdo.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Zuni, aunque a veces te echas unas buenas perdidas, siempre es un gusto verte por aquí y leerte, sé que no andas con el tiempo muy sobrado, eso pasa, pero siempre es bueno tener noticias tuyas.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Clásico de clásico el libro de Shua, lo tengo en la edición de Minotauro de tapa blanca y, cada tanto, vuelvo a leerlo porque siempre le encuentro algo nuevo, algo diferente, algo de lo que no me había percatado, casi que como sucede con El Principito.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si José , hay libros de los que siempre encontramos ideas o reflexiones nuevas que en una primera lectura, se nos pasaron, o quizás no estábamos preparados para captarlo en ese momento..., quien sabe
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Que texto mas curioso...y alguna vez he compartido algún pensamiento similar
    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es un texto curioso, lleno de incoherencias, pero como las instrucciones para subir escaleras de Cortazar, tambien están llenas de razonamientos lucidos..
      Un besote, también para ti, Esther

      Eliminar
  10. Me ha encantado esta microficción de Ana María Shua, muchas gracias por acercarnos a ella. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te gustara, amiga, otro abrazo grande para ti.

      Eliminar
  11. Vivir con los sueños es algo terriblemente magnífico, María. A mi no se que me pasa de un cierto tiempo hasta esta orilla, los tengo hasta despierto. Magnífico texto. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien, Enrique que sigas soñando siempre, a mi me parece una bendición, malo y triste es no soñar, sobre todo despierto...
      Abrazos

      Eliminar
  12. Pues no conocía a esta autora, pero tiene mucha razón en decir que la almohada es de buen juicio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por aquello que siempre se ha dicho de consultarlo con la almohada, como una gran sabia y consejera...
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Me alegra que te gustaran..
      Un beso, María Pilar

      Eliminar
  14. Excelentes microrrelatos. No conocía a la autora.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus buenos deseos, Antorelo.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Muy interesante el breve texto, no conzco a la autora. Tiene mérito elegir bien y sacar a la luz estas joyitas. Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cuando no hay tiempo para escribir, busco y jurungo libros hasta que consigo algo interesante, que siempre lo hay...
    Besos, Pamisola

    ResponderEliminar
  17. Son de esos relatos que rebuscan largas sensaciones en poquitas palabras. La autora me hizo reflexionar sobre los juegos necesitados del buscar quienes somos en las imagenes dispersas de nuestro Yo. Al final, solo nos queda entregarnos a la misma necesidad de ser. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, estos microrelatos son como pequeñas y valiosas joyas...
      Un abrazo, Mario

      Eliminar
  18. María, siempre es grata la visita a tu espacio. Esta microficción es rica en sensaciones, enseguida te atrapa. No conocía a la autora. Gracias por traerla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocaya hacia tiempo que no te veía, que bueno que te gustó.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  19. Muy buena esta muestra. Me hizo gracia lo de la cara y las coincidencias.
    Yo si pasara un tiempo largo sin verme en el espejo no sé yo si me conocería, jeje
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  20. Shua es una de mis muchas lecturas pendientes. Yo también tengo una almohada sabia. :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...