lunes, 8 de febrero de 2016

Cartas de amor entre Manuela Sáez y Simón Bolivar







>> Mis generales holgaron en perfidia para ayudarme a deshacerme de mi Manuela, apartándola en algunas ocasiones, mientras que yo me complacía con  otras. Por eso tengo esta cicatriz en la oreja. Mire usted ( enseñándome su grande oreja de S.E. la izquierda, que tiene una  fila de dientes muy finos,  y, como yo si yo no supiera tal asunto), este es un trofeo ganado en mal alid: ¡en la cama! Ella encontró un arete de filigrana debajo de las sábanas, y fue un verdadero infierno. Me atacó como un ocelote, por todos los flancos; me arañó el rostro y el pecho, me mordió fieramente las orejas y el pecho, y casi me mutila. Yo no atinaba cual era la causa o argumentos de su odio en esos momentos y, porfiadamente, me laceraba con esos dientes que yo también odiaba en esa ocasión. Pero ella tenía razón: yo había faltado a la fidelidad jurada, y merecía el castigo. Me calmé y rebajé mis ánimos, y cuando se dio cuenta de que yo no oponía resistencia, se levantó pálida, sudorosa, con la boca ensangrentada y mirándome me dijo:¡Ninguna, oiga bien esto señor, que para eso tiene oídos: ninguna perra va a volver a dormir con usted en mi cama (enseñándome el arete) No porque usted lo admita, tampoco porque se lo ofrezcan. Se vistió y se fue.




Las más hermosas cartas de amor entre Manuela y Simón.

Fundación Editorial El Perro y la Rana, 2010

Imágenes tomadas de Internet

20 comentarios:

  1. No era para menos la furia de la mujer, le dejó su marca para siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, le dejó marcado para siempre, para que no lo olvidara...

      Besos, Rafaela

      Eliminar
  2. Me encanta el relato. No creo que él se olvidara jamás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino Capitán que te habrá encantado este pasaje...

      Abrazo

      Eliminar
  3. Todo un carácter y es que no fue solamente la mujer que amó a Bolivar, fue también su compañera de lucha. La "libertadora del libertador" se la llego a llamar.
    Buena entrada. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Ambar, fue mucho más que su gran amor..

      Abrazos

      Eliminar
  4. La libertadora del libertador, no podía menos que mostrarse como era.

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era de armas tomar, y nunca mejor dicha la frase...

      Besote

      Eliminar
  5. Efectivamente era fuerte así que bien enamorada del General con lo cual debía de defender sus derechos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya sabes que una mujer apasionada y enamorada es capaz de cualquier cosa...

      Un abrazo también para ti

      Eliminar
  6. ¡Menudo carácter! Bonito trofeo le dejó tatuado en la oreja al adúltero galán. Claro que se lo ganó a pulso.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Puri, se lo ganó a pulso, parece que era bastante pajarito el Libertador y además imagínate cómo tendría de mujeres rodándole todo el tiempo...
      Otro abrazo

      Eliminar
  7. Menuda fiera doña Manuela. Eso es marcar bien el territorio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si amigo, como para tomarlo en broma!!!

      Un abrazo desde Caracas

      Eliminar
  8. Detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer, según dicen.

    Un beso grande, María.

    Fer

    ResponderEliminar
  9. Me encanta ver esa fortaleza en las mujeres
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Manuelita siempre me ha parecido un personaje fascinante. Hay un ensayo de Teresa de la Parra, algo así como "Tres Mujeres de América Latina", y le dedica una buena parte a Doña Manuela. Habrá que buscar ese libro de cartas :)

    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...