jueves, 19 de febrero de 2015

LA CASA DE FRIDA Y DIEGO


 CRÓNICAS DE MÉXICO



El barrio de Coyoacán, en la ciudad de México, fue a principios del siglo pasado una zona de albergue para artistas y gentes que buscaban lugares donde el crecimiento de la gran ciudad, no se los tragara vivos. Zona de casitas bajas, cada una a su aire y con la impronta de sus dueños, pero que no obstante, guardan una cierta armonía en el lugar. Hoy, esta casa pintada de azul y naranja, siempre tiene colas de gentes en la puerta.





 La casa en sus orígenes fue adquirida por el padre de Frida en 1904 y después, paso a ser de la pareja que la fueron adaptando y acondicionando a sus necesidades y gustos. La casa azul por la que se conoce este lugar, representa el útero que cobijó a Frida, desde su nacimiento hasta su muerte. Allí vivió toda su vida rodeada de sus objetos de arte, sus libros, pinceles y muñecas. Cada rincón de la casa trasmite vida y pasión aún hoy al contemplarlo. Toda su vida se guarda entre esas paredes y jardines que poco a poco fueron anexando a la casa. Su pasión por la vida se conserva intacta, su historia de amor y dolor con Diego Rivera se encuentra en cada recámara, al igual que su historia de amor y dolor con la vida.
El espacio de la cocina es grande, luminoso, con utensilios para cocinar con fuego de leña, a ella le gustaba cocinar a la antigua usanza, utilizando maderas y carbones. Las alacenas guardan copas, vasos y platos trabajadas por artesanos que fueron amigos y conocidos de la pareja. Lugar vivido y disfrutado, que generó vida y placer a sus dueños.



El sol entra por las altas ventanas e ilumina el estudio que Diego mandó construir para ella. Su caballete móvil y adaptable  a la altura que ella necesitara, ocupa un gran espacio en la habitación. Sus libros sobre política y arte, se guardan tras los cristales de la biblioteca como si apenas ayer, hubieran sido utilizados.



 Cerca, su alcoba de noche y su alcoba de día. En la de noche, angosta, cómoda y coqueta, no hay señales de dolor, sólo de sueños y placeres. Una colcha blanca, tejida por manos de hadas, cubre el lecho; provoca su blancura y la redondez de sus formas. La alcoba para el día impresiona. Duele ver esos aparatos construidos y diseñados para mitigar su dolor, su imposibilidad de movimientos, su desespero ante la vida que pasa y a la que ella va dejando de pertenecer. Su madre mandó poner un espejo en el techo del caballete  instalado en la cama, desde allí, Frida, pinta su autorretrato una y otra vez. No hay una sola sonrisa en ellos, solo una mirada desafiante, frontal; unos ojos en pie de guerra.



 Afuera, el verde del jardín refresca el ambiente de la casa. La piedra volcánica y el negro de su suelo cubierto de yerba, me ofrecen un respiro. Han  pasado las horas y el sol cobija con esa tibieza del invierno.

Imágenes tomadas de la red

44 comentarios:

  1. Debe ser un placer enorme ver esa casa, sentirla y admirar en su totalidad cada uno de los detalles, que tal como tú lo narras y describes, ya vuelan hacia la imaginación.
    Ésta y la de Pablo Neruda me dejarían prendida durante horas; seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es interasantísima esta casa, llena de recuerdos y señales de sus vidas, me encantó..

      Besos, Marinel, gracias por pasar, amiga

      Eliminar
  2. ¡Hola! siguiendo las miguitas de pan llego a tu ventana. En la etiqueta pintura de mi blog, hablé de Frida, de sus cuadros. Mantengo mi idea, pero reconozco que viendo su casa siento una ternura especial por esa mujer que supo echarle valor a su vida.
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que pases en tus vuelos rasos por mi ventana,si, la verdad, que Frida le echó valor a la vida, viendo sus objetos personales y su entorno, te das cuenta del valor que tuvo...

      Muchos saludos, Alondra

      Eliminar
  3. Cuánto condiciona la enfermedad, y las dolencias de Frida fueron de los que dejan mella en cualquier ánimo. Se nota en sus retratos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, sus retratos son muy fuertes, por calificarlos de alguna manera, la verdad, te conmueven porque ves el dolor y la lucha que representan...

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  4. Me maravillan estas vivencias, esas casas llenas de gestos, de sucesos, de rincones, de vida. Lo describes como si vivieras en ella, como si estuvieras allí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, hacia tiempo que quería conocer este lugar, la recorrí bastante despacio, todo lo bien que pude dado el gentío que había ese día y la verdad que es un lugar que no te deja indiferente...

      Un abrazo, querido Enrique

      Eliminar
  5. He estado en esa casa. Realmente se siente "distinto" en ese lugar. Una mujer luchadora definitivamente.

    Besotes Guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Manu, es un lugar poco común y que te hace sentir distinto, ves el día a día de una mujer muy especial...

      Un gran abrazo, amigo

      Eliminar
  6. Tal y como describes la casa da la sensación de que también quien te lee esta dentro de ella. Siempre me produjo admiración Frida.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra amiga Ambar que que te haya gustado, esa es la idea, que el lector se sienta caminando esos lugares y viviendo esas otras vidas...

      Un abrazo

      Eliminar
  7. La casa de Frida y Diego es un lugar que quiero visitar mientras todavía estoy en este mundo. Su historia me conmueve profundamente, su arte me emociona. Le he dedicado a Frida un par de entradas. Es un placer llegar aquí y leer ésta que publicas :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo recomiendo, Taty, te encantaría ese lugar, tiene una energía muy particular y muy interesante, pasaré por tu casa para leer esas entradas que mencionas...

      Un fuerte abrazo

      Un abrazo, amiga

      Eliminar
  8. Preciosa entrada, María. La Casa Azul de Frida y Diego. Una hermosura de imágenes y buena información. Gracias por difundirla.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fer, la Casa Azul es un lugar mágico, te encantaría amiga recorrerla y conocer sus rincones, sé que la disfrutarías mucho...

      Un fuerte abrazo, querida Fer

      Eliminar
  9. Gracias por tu completísima crónica.
    Y por supuesto por las imágenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rossina, un gusto verte por estos lugares, que bueno que te gustó la crónica y la descripción de esta casa tan especial...

      Besos

      Eliminar
  10. Una mujer que no pasó ni pasará desapercibida en la historia. Con esa fuerza por crear, y por luchar por la vida. Muy interesante y completa esta entrada, se siente la magia que tiene que conservar esa casa.
    Me alegra ver otra entrada tuya.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, era una mujer con una energía super especial, te imaginas si hubiera estado buena y sana lo que habría hecho? me alegra que te gustara la entrada...

      Un fuerte abrazo, querida Pami

      Eliminar
  11. Que de maravillas podrían contarnos esa casa y sus enseres... Cuanta vida y cuanto arte
    Un besote amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Esther, los lugares también hablan y cuentan las historias de aquellos que las habitaron...

      Un gusto volver a leerte, amiga

      Besos

      Eliminar
  12. soy una apasionada de ella y no se me ocurrió ver su casa, tremendo error que ahora se arregla con tu post, muchísimas gracias.

    Besos fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vuelvas a México la ves, de verdad que vale la pena el lugar...

      Un abrazo y bienvenida a este lugar

      Eliminar
  13. Sabemos de la admiración que se siente por estos personajes. Y es bueno que los recordemos cada tanto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a este lugar, si, es admiración por estos personajes que tuvieron tanto coraje ante la vida y sus mil trabas...

      Un abrazo

      Eliminar
  14. ¿Sabes?...todo es tan bonito que parece como si no hubiese sufrido tanto.
    Aunque, creo que Diego mandó a hacer una quinta doble para ambos ¿Sabes algo de eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, parece que en 1933 se mudaron a una casa dividida en dos,en el barrio de San Ángel, ya eran malos tiempos para la pareja, ya sabes lo "pajarito" que era Diego, no podía ver una falda...

      Abrazo

      Eliminar
  15. Es una casa con mucho encanto, me gustan las casas que conservan su antigüedad... Preciosa. Gracias por estas cosas que cuentas de Frida, a mi me gusta de siempre mucho.

    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Frida fue todo un personaje, admiro sobre todo su coraje ante la vida, que tan duramente la golpeó...

      Muchos besos también para ti, Carmen

      Eliminar
  16. Gracias por estas imágenes. Me gusta tu blog.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Karin, gracias por comentar

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Interesante información que yo desconocía, las imágenes muy bellas.
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una vida por demás interesante, ella, su pintura, sus relaciones amorosas, su militancia política.....
      Besos,amiga, gracias por pasar

      Eliminar
  18. La lectura de la biografía de Frida -hace muchos años- fue el germen que me llevó a estudiar un poco su obra (íntimamente unida a su sentir, como no podía ser de otro modo). Su dolor queda fielmente reflejado en sus pinturas, en esos autorretratos que muestran sus dificultades por sobrevivir. He estado en dos oportunidades en México pero lamentablemente no he podido visitar la casita azul. El paseo virtual que nos has regalado por ella invita, aún más, a hacerlo. Espero que pronto se materialice.

    Un abrazo enorme, amiga María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que pronto puedas visitar esta casa, de verdad que impresiona mucho, está su vida en cada cuarto, en cada objeto...

      Un abrazo grande para ti, amiga

      Eliminar
  19. Descubrí a Frida no hace mucho y me fascinó.
    Ahora con lo que nos traes, me hace mucha ilusión saber, ya que me confirma lo elegante y amorosa y única que fue.
    Muchas gracias, muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Inma, fue un ser muy especial, de mucho carácter y muy convencida de su realidad tan dura...

      Muchos besos, amiga

      Eliminar
  20. Maria una entrada preciosa, me ha gustado mucho leerte y que nos mostraras la casa de Frida

    un beso y una sonrisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro beso para ti, LLuvia, gracias por pasar y comentar...

      Eliminar
  21. María, ayer te escribí un comentario y, por alguna razón, no debió quedar registrado.
    Te decía que me encantó leer y magnífico artículo sobre la casa de Frida Kahlo. La recorres con las emociones que habitan en cada estancia. Como bien dices, amor, dolor, placer, alegría, sufrimiento..., se perciben. No es un museo que exhibe, es una casa que late. La presencia de Frida es cercana, intensa y sobrecoge.
    Gracias por permitirme regresar a esta preciosa joya de Coyoacán .
    Muchísimas gracias por publicar la portada de mi libro en tu blog. Un honor.
    Un fuerte abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  22. Es cierto , Felicidad, es una casa que late, más que un museo en el sentido clásico de la palabra, a mi me impresionó mucho ver los trazos de su vida en cada cuarto, en cada rincón de la casa, está todo tan vivo aún...
    Un fuerte abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...