lunes, 17 de febrero de 2014

CUANDO JOHN STUART MILL CONOCIÓ A HARRIET TAYLOR



Cuando Mill y Harriet Taylor se vieron por vez primera en 1830, ambos debieron experimentar un insuperable sentimiento de atracción mutua que daría lugar a una de las aventuras más singulares en la vida amorosa de toda una época.

Así describen sus biógrafos la fascinación que sintieron el uno por el otro, una relación que marcaria sus vidas para siempre. Ese día, Harriet, acompañaba a su esposo  Jhon Taylor a la Iglesia Unitaria donde acudían con frecuencia para escuchar los sermones de Willian Fox, líder de la iglesia. Casada desde los 18 años, el matrimonio Taylor llevaban una relación de amistad y camaradería. Harriet, culta, inquieta y curiosa  por naturaleza, vivía dentro de los marcados límites de la sociedad de su época, participando a favor de los grupos femeninos que pedían la igualdad  de derechos y el sufragio para la mujer. De inmediato sintió una comunicación especial con Mill, del que comentaría más tarde:”es el primer hombre que me ha tratado como un ser igual”.
Empezaron a frecuentarse, intercambiando ideas y proyectos. El, filosofo, historiador y economista. Ella, escritora y luchadora a favor de los derechos de la mujer. Ambos soñadores de teorías progresistas en el campo social y cultural de su época. Mill quedó impresionado con el pensamiento reformista de Harriet, a pesar de tener un matrimonio convencional, ser madre de tres hijos, escribía  ensayos y poemas dedicando gran parte de su energía y salud al tema de los derechos humanos.
El matrimonio con John Taylor, no había sido por amor precisamente, más bien, el deslumbramiento de una jovencita por un hombre maduro y de solida posición económica y social. Habían compartido vida y pensamiento, pero sin la pasión del sentir al otro, como parte imprescindible para llevar a cabo un proyecto de vida, que los uniera para siempre.





Cuando John Taylor supo de la atracción  y los encuentros entre el filósofo y su mujer, solo pidió “formalidad”, así lo exigían su caballerosidad y sus buenos modales.
 Harriet, entonces,  compartió su tiempo y cuidados entre los dos hombres, llegando a formar un ménaje a trois, que escandalizó a toda la sociedad victoriana de su época.
Desde 1830 al 50 viajaron incesantemente, Italia, sur de Francia, Grecia, en busca de buen clima para su salud. Ambos padecían de frecuentes problemas pulmonares, que derivaron después en tuberculosis, padeciendo periodos de extrema gravedad, cuidando el uno del otro con autentica devoción.
Su numerosa correspondencia nos muestra una relación basada en el respeto y la admiración mutua. Mill alternaba sus escritos filosóficos con su trabajo para Indian House.
Asimismo intervino en Estados Unidos a favor de la abolición de la esclavitud y de la liberación femenina. Estaba convencido de que sólo la abolición de estos patrones sociales permitiría el progreso de las sociedades. En Inglaterra, cuando fue miembro de la Cámara de los Comunes, propuso el voto para la mujer, generando un escándalo que no tuvo acogida entre sus iguales, pensaba que: todo aquello que sofoca la individualidad, sea cual sea el nombre que se le dé, es despotismo”.




Cuando John Taylor enfermó gravemente, Harriet, permaneció a su lado hasta el final, a pesar de la renuencia de Mill, al que tuvo que recordar, el pacto de caballeros que los tres hicieron sin hablar. En 1851 después de la muerte de John Taylor,  Mill y Harriet se casaron.
En los años de convivencia, planearon en estudios y conversaciones conjuntas, El sometimiento de la mujer, uno de los primeros manifiestos sobre el tema de la libertad femenina, era el argumento que más inquietaba a Harriet y al que entregó su tiempo y su energía. En 1858 el matrimonio Mill, salió de Inglaterra con destino al sur de Francia, haciéndolo en pequeñas recorridos, con el fin de no agravar el delicado estado de salud de ella. Pero, camino a Avignon, Harriet sufrió un fuerte catarro que degeneró en una hemorragia pulmonar, acabando con sus fuerzas. Se la enterró en esta ciudad y Mill, se instaló en una pequeña casa en Saint Véran, desde donde podía ver el cementerio.  Pasado un tiempo, Mill, volvió a escribir, siguiendo interesado en los temas de los derechos humanos, al que se consagró hasta el final de sus días.

 Imágenes tomadas de la red


PUBLICADO EN LETRALIA,  EDWARD HOPPER Y SUS MUJERES SOLITARIAS
Enlace aquí: http://www.letralia.com/294/articulo05.htm

23 comentarios:

  1. Una interesante y amena reseña de dos vidas complementarias. Resulta iluminador lo que una mujer sensible y segura de sus libertades puede influir sobre las inclinaciones de un pensador pragmático en principio como John Stuart Mill.

    Un cordial saludo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Fer, estas dos vidas fueron complementarias, y muy fructífera su unión, en el ámbito literario y de los derechos humanos.
      Un beso

      Eliminar
  2. Una dama ante todo, que supo valorarse. Esta parte de la historia de Mill y Taylor la conocía escasamente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, fue una mujer muy valiente y fuera de época...
      Besos

      Eliminar
  3. Muy importante artículo, María. Me niego a escribir la palabra reseña porque has puesto en tus palabras tanto de ti como de excelente documentación y crítica positiva. Creo que es imprescindible considerar tu opinión siempre. Leeríamos mejor y con un excelente prólogo, como son tus palabras. Magnífico artículo.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Antonio, que todo lo que escribimos está siempre condicionado por lo que somos y pensamos, es algo que no podemos dejar de lado, que bueno amigo, que te gustara.
      Un abrazo, también para ti

      Eliminar
  4. Conocía algo (más bien poco) de la obra de J.S. Mill. Desconocía todo de su vida y me ha parecido interesantísimo lo que desvelas y cuetas aquí.
    Gracias! y enhorabuena por tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido José, me alegra que te gustara, seguimos en contacto.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  5. No conocia la historia, me ha llamado muchisimo la atención
    Un besote wapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bonita, si, es muy especial la historia de estas dos vidas...
      Un besote también para ti, amiga Esther

      Eliminar
  6. Muy interesante, no conocía esta historia,
    supera la realidad a la ficción.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida M Teresa, si, la realidad a veces supera la ficción, hay muchas historias que dan fe de eso...
      Saludos cordiales

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho esta historia que nos cuentas para mi desconocida. Gente culta, intelectual, pero muy humana y liberal.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida María Pilar, si, la verdad que hay gente a la que le debe mucho la humanidad, en este caso a esta pareja y su lucha para la igualdad de derechos..
      Un beso

      Eliminar
  8. Me ha encantado y a su vez he aprendido...

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno, amiga, me alegra
      Otro beso también para ti

      Eliminar
  9. Qué interesante este triángulo entre seres cultos y civilizados. De Stuart Mills sólo sabía algo de su relación con Jeremy Bentham, aquel abogado y economista que decidió guardar su cuerpo para la posteridad, embalsamado, aún hoy conservado en un armario del University College de Londres. Me ha gustado mucho conocer esta historia y sus personajes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía lo de su cuerpo embalsamado y conservado en un armario...creo que a él le hubiera gustado estar al lado de Harriet.
      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  10. Desde luego que estaría mejor enterrado junto a Harriet. ¡Tenerlo expuesto en un armario (supongo que con puertas de cristal)!

    ResponderEliminar
  11. Querida amiga, en todas las épocas ha sido más común de ver historias de hombres que opacan a sus mujeres, a sus hermanas. Es grato leer tus textos sobre hombres y mujeres que se complementaron y enriquecieron mutuamente.

    ResponderEliminar
  12. Querida amiga, en todas las épocas ha sido más común de ver historias de hombres que opacan a sus mujeres, a sus hermanas. Es grato leer tus textos sobre hombres y mujeres que se complementaron y enriquecieron mutuamente.

    ResponderEliminar
  13. I'd like to find out more? I'd like to find out some additional information.

    Also visit my web-site - Commercial Business Electricity Rates

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...