lunes, 5 de diciembre de 2011

HISTORIAS DE VASOS




En un armario de madera de pino que hicimos hace muchos años, y arropados entre platos y tazas, guardo los vasos. Son de vidrio, de todos los formatos y de todos los grosores. Son los restos que fueron quedando de juegos que fuimos comprando. En sus buenos días, formaban familias de 6 u 8 miembros bien constituidas. Unos se fueron rompiendo y otros astillando, quizás quedaron los más fuertes, o los que tuvieron más suerte entre el festival de cacharros que a veces se organiza en el fregadero. Los sobrevivientes al agua escurridiza de jabón y a las manos presurosas, han formado su propia parentela. Pequeños y pesados, largos y ligeros, trasparentes como la luz, opacos como la niebla.

Entre ellos, en un rincón por falta de uso, uno amarillo, de plástico con asa, fue el de Isabel por muchos años. Rodó por todas las mesas, y rebotó por los pisos. Contuvo leche achocolatada, jugos dulces de todos los colores; sus babas finas e irrompibles como hilos de araña. Generalmente son las últimas piezas que pongo en la mesa, las cuido más por su fragilidad comprobada. Los vasos son importantes, contienen líquidos vitales y otros, que nos quitan los pesares desatando nuestra lengua. Líquidos cuyos átomos se emulsionan y se hacen espesos buscando texturas nuevas. Fueron hechos para todos los tamaños de manos, sus bordes redondos y suaves nunca cortaron mis labios.
El vaso de vidrio, por su transparencia, es delator de su contenido. Hace que nos asomemos a ese pequeño mar con fondo, donde nadan las burbujas y se ahogan las penas.


Imagen de Elena  Gualtierotti

Para los niños, el vaso representa todo un desafío, que les hace indagar y buscar en ellos, lo que aún no se les ha perdido. Por eso, se los damos de materiales opacos, irrompibles, esperando que sus manos crezcan, y aprendan que la fragilidad no tiene alas salvadoras, y que la gravedad, como otro misterio más de la tierra, reclama siempre lo que le pertenece. La taza es un competidor a tener en cuenta por el vaso. De constitución más ancha y cómoda, resiste altas temperaturas, pero lo que la hace interesante, es esa predisposición suya ante la vida, para esperar en jarras, cualquier cosa que le venga encima. La vida social del vaso es intensa, es el utensilio con el que tenemos más contacto durante el día. Está presente durante el desayuno, almuerzo y cena, también entre las horas que vagan sin quehaceres por el blanco reloj. A pesar de su sociabilidad, creo que el vaso es un solitario en esencia. Así como la taza generalmente se acompaña del plato, el tenedor del cuchillo, y la olla de la tapa, él es como el hombre que no quiere compromiso con nadie, que coquetea y seduce a todo el que puede, pero que al final, termina la fiesta sintiéndose vacío y utilizado.


Con el tiempo he llegado a valorar más todo lo que es dúctil y transformable. Me asombra ver los materiales de masas opacas y estáticas volverse fluidos, que se deslizan plácidamente, como si ese hubiera sido su estado primitivo. Por eso me gusta el vidrio y sus formas cambiantes.
El agua, creo que es el líquido que más se identifica con el vaso. Los dos transparentan, dejando que la mirada traspase sus materiales, pudiendo buscar mas allá de lo que no es encontrado en ellos. No condicionan, y se muestran con la pureza de lo genuino, y la vulnerabilidad de lo que se sabe fácilmente susceptible a los cambios. Pero también, con la fortaleza del que está claro con lo que es: materia siempre en proceso de transformación.

17 comentarios:

  1. Hermosa oda al recipiente y a su contenido.
    Los objetos cotidianos adquieren vida propia conviviendo con ellos, reconociendo su utilidad, sensibilizando nuestro día a día en su compañia. No se debe olvidar que la materia constituye la parte ductil y palpable, la sólida reconstrucción que escenifica algun que otro sentimiento.
    Me agrada leer cosas de este tipo,conocer personas que contiene esa parte tan peculiar de ver el entorno y sus apreciaciones.

    Un abrazo

    Genetticca

    ResponderEliminar
  2. Genetticca, me alegro que te gustara esta entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. María, qué placer literario adentrarse en tu entrada.
    Sé que posees una brillante e inteligente mirada literaria y aplicada a un utensilio tan frecuente a nuestra vista y nuestro tacto pero tan desapercibido en el trasiego diario, alcanza el nivel de un delicioso y perspicaz texto. Lo elevas al plano de la creación, lo dotas de sentido, marcas el paso del tiempo, lo enlazas con la niñez, con ese descubrimiento del mundo entre líquidos y plásticos. Con los efluvios alegres que salen de sus bordes. Genial la reflexión sobre la taza y sus amplias tragaderas y tolerancia.
    Y esa imagen de identificación y complacencia de los elementos transparentes contiene ese cristalino cierre de que nada permanece.
    Un gran y ya navideño abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  4. Felicidad, es verdad que vivimos rodeados de utensilios, prácticos y fieles que nos han acompañado por muchos años,y un día, lo dotas de vida propia, de personalidad, de impronta, con la que puedes hacer una historia.
    Gracias por tu visita y tus comentarios, ya sabes cuanto los valoro, amiga.
    Otro gran y navideño abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  5. Gracias amigo por tu visita y comentario, me alegro que te haya gustado.

    Recibe un abrazo desde Caracas.

    ResponderEliminar
  6. Sólo quien sabe usar tan bien la palabra como tú puede emocionar con un objeto en apariencia tan intrascendente y conseguir que nos enternezca.

    Tal vez porque te sé una excelente lectora, no me sorprende la calidad literaria del texto.
    De los grandes aprendemos.
    Hemoso María Candel.

    ResponderEliminar
  7. Beatriz, siempre es un gusto saber de ti, amiga, gracias por pasar frente a mi ventana y detenerte a saludar.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¨¨¨¨¨¨¨¨¨. *
    ¨¨¨¨¨¨¨¨¨ **
    ¨¨¨¨¨¨¨¨¨*o*
    ¨¨¨¨¨¨¨¨*♥*o*
    ¨¨¨¨¨¨¨***o***
    ¨¨¨¨¨¨**o**♥*o*
    ¨¨¨¨¨**♥**o**o**
    ¨¨¨¨**o**♥***♥*o*
    ¨¨¨*****♥*o**o****
    ¨¨**♥**o*****o**♥**
    ¨******o*****♥**o***
    ****o***♥**o***o***♥ *
    ¨¨¨¨¨____!_!____
    ¨¨¨¨¨\_________/¨¨
    Que en estas Fiestas renazcan el amor y la luz de la esperanza. Que la esperanza se transforme en maravillosa realidad.
    Dios te bendiga en esta Navidad, te conceda amor, paz y felicidad.
    Un Año Nuevo lleno de dicha y prosperidad.
    Es mi más cálido deseo para ti.
    ¡Felices Fiestas!
    Con mucho cariño y ternura.
    Mau

    ResponderEliminar
  9. ¡Que belleza de prosa! Me atrevería a decir que es prosa que magicamente conviertes en poesía. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Mau, me encanta el arbolito de signos, es bien original, muchas gracias amiga, por tus buenos deseos para esta Navidad,yo también te deseo todo lo mejor para estas Fiestas y para el Nuevo Año.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Lourdes,gracias por tu visita y comentario, te deseo unas felices Fiestas y todo lo mejor para el Nuevo Año. Nos seguimos leyendo.
    Un fuerte abrazo desde Caracas.

    ResponderEliminar
  12. Hermosos tus textos, María! un deleite leer esta prosa que ha tomado como nudo, algo tan cotidiano, como es el vaso. La metáfora de la vida está en tus palabras, amiga. Un fuerte abrazo.Siempre es un gusto volar hasta tu casa.

    ResponderEliminar
  13. DE BELEN A LA CRUZ

    http://visceral-genetticca.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Millz, siempre eres bienvenida en mi casa, te envío un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  15. Millz, siempre eres bienvenida en mi casa, te envío un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  16. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...