martes, 5 de julio de 2011

EL HORNO



Al día siguiente de llegar a vivir al apartamento de casada, le tocaron la puerta. Era la vecina de enfrente, una alemana grande y desgarbada que le traía un oloroso pan redondo con una moneda en el centro. Le explico que en Alemania era la forma acostumbrada de dar la bienvenida a los nuevos vecinos. El pan olía a lo que huele siempre el pan: a hogar. Este iba a ser el suyo por muchos años y la alemana, como una elefanta vieja y sabia, conocedora de caminos andados, así se lo dio a entender.

Pasadas las primeras semanas de poner en orden la vivienda, de acomodar ropa en los armarios, de vestir camas y de llenar espacios vacíos con matas, ella también prendió el horno. Y como en arte de magia el apartamento se hizo hogar.
Con los años vinieron los hijos y el horno funcionaba casi a diario. Primero empezó a hacer tortas para los cumpleaños infantiles, suspiros, islas flotantes que navegaban en mares de natillas. Todas eran recetas mágicas, una suerte de alquimia se producía en ese espacio caliente y luminoso, al que nadie se podía acercar por que estaba prohibido, pero que todos merodeaban impacientes.




El calor lo trasformaba todo, la mezcla blanduzca y de apariencia dudosa, al poco tiempo aparecía sólida, de formas firmes y sugerentes. La espera para comerla se hacia infinita, como solo en la infancia se percibe el tiempo.
Después las manos hábiles de las matriarcas, clavaban velas enanas en las tortas que se apagaban con urgencia y cortaban pedazos de proporciones exactas.
El tiempo de los compromisos llego rápido, los pastichos para el novio de la niña, la polenta para los compromisos de trabajo. Se amplió el espectro de los sabores, con los agridulces, amargos y salados. La mesa brillaba al filo de los cuchillos y la hondura mansa de las cucharas.

El horno no paraba, de su profundidad caliente salía un surtido repertorio con el que se trataba de complacer los gustos y caprichos de todo el mundo. En ese ir y venir de días y noches, de meses y de años, solo la ausencia consecutiva de los hijos, hacia pensar que el tiempo pasaba y se agotaban las posibilidades de conocer otros mundos que según leía en las revistas dominicales, existían y habían existido siempre.




Últimamente se hablaba mucho de las mujeres que trabajaban como ejecutivas, directoras de marcas, académicas y una serie de profesiones que ostentaban cargos de mucha responsabilidad y altas remuneraciones. Producía vértigo asomarse a esas páginas tan osadas y enterarse de tantas cosas tan especiales.
El silencio y la calma del atardecer empezó a inquietarla.
Sus pensamientos acostumbrados a la programación diaria de tareas y oficios, vagaban sin rumbo como peces entre corales.

Sus manos empezaron a endurecerse por la falta de detergente. Las uñas crecían puntiagudas y fuertes. Todas estas trasformaciones ocurrieron casualmente cuando el horno un buen día dejó de funcionar. Llamaron al técnico y este dijo, que se había obstruido en algún lugar el conducto que suministraba el gas, y que su reparación, era más o menos costosa.
Decidieron que más adelante se arreglaría, y quedó para guardar sartenes de todos los tamaños y usos. Su puerta de metal y vidrio empezó a chirriar con el sonido de lo abandonado.
Un día por una mezcla de curiosidad y de aburrimiento, empezó a acercarse al rincón donde estaba la mesa con la computadora, tan usada por sus hijos en otros tiempos. Cuando la prendió, el gris oscuro de la pantalla paso a azul, su color favorito, el color del mar, de lo profundo e inasible y esto, le encantó.
Pensó que lo mejor seria dejarse llevar por las redes invisibles y navegar por mares ignotos. Sentada frente a él, vio los sucesivos cambios de gobierno en el país, el exilio de los amigos, la transformación de la ciudad en ciudadela cuando la invadieron los eternos enemigos.




Por medio de la pantalla azul, conoció a unos niños totalmente diferentes a ella, que la llamaban abuela con acento extranjero. Asombrada por los cambios que traían los nuevos tiempos,  pensó que en la historia de cada mujer, estaba escrita la historia de la humanidad, como eslabones de continuidad hacia otros tiempos venideros; que su sabiduría consistiría en enlazarlos con la soldadura firme de lo vivido.
Con el tiempo, volvió a leer cuentos de hadas, a soñar con príncipes y a guardar los dientes caídos debajo de la almohada, esperando quizás, la visita del ratón que de nuevo la sorprendería en la madrugada.

Imágenes de Monserrat Gudiol
Tomadas de Artelibre

13 comentarios:

  1. María, sé que cualquier adjetivo que coloque calificando tu texto no estará a la altura de este gran relato. De la curiosidd inicial pasé a instalarme en ese hogar que con fina inteligencia has conducido el transcurso del tiempo a través de las gastronomías sucesivas, de las tareas, del cuidado de los hijos...hasta acabar sentada frente a una pantalla de ordenador contemplando a la mar océana, de "esas islas que navegan en las natillas" a la recuperación de las ilusiones que parten de la infancia.
    Todo el relato es magnífico porque, entre otros aspectos, recoges la evolución reciente del papel de la mujer, de ser como preconizaban las mujeres victorianas: las guardianas del calor del hogar a salir a la calle, a participar y ser ella misma. Todo realizado con una prosa y un lenguaje trabajado y francamente delicioso de leer.
    María, me gusta mucho lo que escribes y cómo escribes pero este relato es especialmente excelente.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Gracias Felicidad por tu generoso comentario. Ya sabes, que para mi es un tema recurrente, la evolución de la mujer en estos últimos años, es algo que me asombra, ver como han ido dando zancadas, que no pasos, y adquiriendo una voz propia, es todo una suerte haber sido testigo de este hecho.
    Me encanta tu presencia en el blog y tus comentarios de los que aprendo siempre, por tu excelente manera de interpretar.
    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar

  3. Muy lindo e interesante tu blog, amiga.
    Cuando quieras refugiarte en buenas baladas de ayer, hoy y siempre en todos los idiomas y géneros te invito a visitar mi blog y también escucharme.
    http://baladasmp3.blogspot.com
    Te espero.
    Beto, desde Rosario-Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Interesante, distinto y tierno tu texto, María. Un deleite leerte. Además, me encanta tu Blog. Te envié un correo al mail que figura en tu perfil con una pregunta, pero desconozco si te ha llegado.¿Podrías revisar? Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  5. Beto, gracias por la invitación, me encanta la música y seguro que te haré una visita.
    Un abrazo desde Caracas.

    ResponderEliminar
  6. Millz, me alegro que te gustara el texto, en estos días no tengo mucho tiempo para escribir y entonces lo que hago, es que voy sacando escritos que tengo en las carpetas, tiene años, pero son temas para leerlos en cualquier momento.
    Acabo de revisar el correo, te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Excelente cuento, María. Me encantó. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Diana, siempre es un gusto saber de ti y comunicarnos.
    Un abrazo bien fuerte, que llegue hasta Barcelona.

    ResponderEliminar
  9. Querida amiga, en mi Blog, en la página titulada “galería” hay algo para ti que, con afecto traslado a tu Blog especial. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, amiga por tu regalo, con mucho orgullo lo pondré en el blog.
    Un fuerte abrazo y cariños desde Caracas.

    ResponderEliminar
  11. Me parece bueno el transcurso que se establece en el relato, hay un movimiento (más interno que externo aunque se describan exterioridades)hay movimiento aunque en apariencia todo parece en reposo, sin cambio. Sin embargo, al terminar de leer sentí que la vida completa de esta mujer había estado ante mis ojos. Creo que ese es el gran logro de este texto.
    Muchos cariños para ti!

    ResponderEliminar
  12. Gracias Eva, por este estupendo análisis, dicen que un texto no esta terminado hasta la lectura y comprensión del lector, y así es,escritor y lector finalmente llegan a configurar el significado del escrito.
    Siempre es un gusto verte por aquí,y leerte. Espero que sigas escribiendo en tu blog,siempre nos haces falta con tu palabra precisa y certera.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...